Cheesecake de fresas



Hola a todos, de nuevo por aquí saludando :) Espero que estén pasando unos días de calorcito rico, disfrutando en familia y creando recuerdos. Ya están de vacaciones por allí? el tiempo vuela así que hay que disfrutarlo al máximo.

El día de hoy traigo un Cheesecake bien fresquito, con ricas fresas, sin horno, de esos que se pueden hacer por pasitos e ir refrigerando, no pierdes tiempo y ganas mucho, un postre delicioso, vistoso y muy colorido. Por tantas fotos pareciera largo o complicado pero no lo es, lo ideal es hacerlo de un día para otro.

No voy a mentir y les cuento (como ya se está haciendo costumbre) que tengo el tiempo limitado, varios proyectos de casa en marcha así que no cuento cuentos hoy jajaja

Este Cheesecake es bien grande, para compartir con toda la familia o amigos, seguro quedarás superbien!!


INGREDIENTES:

Base
250 gramos de galletas tipo María
150 gramos de mantequilla sin sal

Cheesecake (parte blanca)
4 paquetes de queso crema de 8 onz (temperatura ambiente)
300 ml de leche condensada
1 cucharada de ralladura de limón
1 cucharada de vainilla
21 gramos de gelatina sin sabor
100 gramos de fresas picadas en cuadritos no muy grandes ni muy chicos

Cheesecake de fresas (parte rosa)
1 paquete de 8 onz de queso crema
180 gramos de fresas frescas (ya lavadas)
240 ml de leche condensada
240 ml de nata
240 ml de leche evaporada
21 gramos de gelatina sin sabor

Mermelada
180 gramos de fresas picadas
4 cucharadas de azúcar
1 cucharada de zumo de limón

Nata
480 ml de nata 35%MG
6 cucharadas de azúcar glas


PREPARACIÓN:

Comenzamos triturando las galletas, yo lo hice en el procesador de alimentos pero puedes hacerlo con la ayuda de un rodillo, vaso o lo que sea que las deshaga.


Las colocamos en un recipiente y agregamos la mantequilla derretida y mezclamos bien.


Como el cheesecake es grande, elevé la pared del molde desmontable con papel de cocina, el cual coloqué en la base también.

Colocamos las galletas en el fondo y presionamos hasta hacer una capa uniforme de base. Y refrigeramos o congelamos por al menos 30 minutos


Mientras tanto batimos a velocidad media/alta el queso crema hasta que quede suave y esponjoso.


Hidratamos y derretimos la gelatina sin sabor.


Agregamos al queso crema la ralladura de limón, leche condensada, vainilla y gelatina. Mezclamos hasta que todo esté bien incorporado.


Sacamos la base del refrigerador y comenzamos a armarlo, colocamos la mitad de la mezcla del queso crema en el fondo, esparcimos los trocitos de fresas por encima y agregamos el resto de la mezcla. 


Cubrimos bien hasta los bordes y refrigeramos o congelamos nuevamente por un mínimo de 30 minutos.


Preparamos la parte rosa, con las fresas.
Esta vez en la licuadora, mezclamos todos los ingredientes juntos, fresas, queso crema, nata, leche evaporada, leche condensada y gelatina sin sabor.


Sacamos el molde del refrigerador y con cuidado agregamos la mezcla de las fresas que acabamos de preparar. 
Refrigeramos por toda la noche


Para la mermelada ponemos en un cazo pequeño las fresas con el azúcar y zumo de limón a cocinar a fuego bajo por 20 minutos aproximadamente, dejamos enfriar por completo y reservamos.


Transcurrido el tiempo, toda la noche, montamos la nata con el azúcar glas y la colocamos en toda la superficie del cheesecake ya desmoldado (es sencillo porque colocamos el papel de cocina en los bordes también)


Agregamos la mermelada por encima de la nata y mezclamos ligeramente.


Listo!! Nada complicado!


Una tarta tremendamente rica, muy fresca ideal para estos días y garantizado que a todos les encantará! Claro si te gustan las fresas y el queso jeje

Recuerda que puedes encontrar más recetas en el Blog, seguir todas las novedades en mi FacebookTwitter Google+ o encontrar inspiración en mi Instagram Pinterest.

Y para no perderte de nada Suscríbete para recibir cada nueva receta :)




Comentarios

  1. ¡Hola Marible!
    Qué alegría que estés por aquí. Me ha encantado la receta y la voy a hacer este verano. Aquí tenemos una receta parecida pero esta queda tan vistosa que quiero hacerla, voy a triunfar, jejejeje.
    Un beso enorme y espero que estéis todos muy bien.

    ResponderEliminar
  2. ¡Tiene una pinta espectacular esta tarta de queso Maribel! Ya sabes que es mi postre favorito y me he guardado la receta antes incluso de dejarte un comentario.

    Por aquí ya acabó el colegio, no así la guardería, que por cierto hoy a la tarde tenemos la fiesta de Lara ¡ya les contaré en la entrada del jueves!

    Ánimo con todos los proyectos que te traes entre manos y que lleguen a buen puerto ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola Maribel!! Ohh, me encanta la leche condensada con fresas, es una combinación de 10. Y esta tarta, también cheesecake, con lo que me gustan a mí las tartas de queso. Hoy me has tentado pero bien, ganas de probarla y saborearla, porque tiene que estar riquísima.
    Espero que todos esos proyectos que llevas entre manos lleguen a buen puerto, seguro que sí. Besitos y gracias por este recetón.

    ResponderEliminar
  4. Maribel que delicia de tarta, súper fresca una combinación deliciosa con la parte de cheesecake y la de fresas, además de darle un lindo contraste de colores es todo un manjar. Un beso y que todo te salga muy bien en lo que tengas por realizar.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maribel, qué bueno tu cheesecake, la combinación ideal con las fresas, me encanta! y nada complicado, como dices. Te ha quedado muy bien! besos :)

    ResponderEliminar
  6. Que rica con lo que me gusta el dulce y así tan bonita me comería un buen trozo.
    bess

    ResponderEliminar
  7. Pero mira que están buenas las cheesecake!!!. Pásame un trocito guapa!!!. Besines!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, siempre son bienvenidos, me alegran y ayudan a crecer :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...